Cuatro beneficios del coworking en la nueva normalidad

El secreto de las empresas exitosas radica en su capacidad de reacción ante eventos fuera de su control. La pandemia provocada por el coronavirus es, más allá de una crisis, una oportunidad para repensar el trabajo y agilizar un negocio a través de esquemas que permitan optimizar sus finanzas, capital humano y tiempo. 

Por ello, Comunal Coworking, líder en espacios de trabajo que al día de hoy administra más de 40,000 m2 entre Perú y México, destaca las razones por las que es ideal apostar por este formato:

1. Flexibilidad. El modelo de coworking permite a las empresas ser tan flexibles como sus circunstancias lo requieran. En Comunal, esta flexibilidad se da en términos de la cantidad y el tipo de membresías a contratar, así como también el esquema contractual del servicio.

En un coworking, las empresas pueden incrementar o disminuir su espacio de forma fácil y rápida, sin tener que atravesar un proceso de mudanza o largas negociaciones. De esta manera, el modelo es flexible a empresas de distintos tamaños, en vías de crecimiento o en proceso de reducción. Las empresas pueden modificar la cantidad de espacio que utilizan sin necesidad de cambiar de dirección.

Por otro lado, las empresas pueden elegir entre membresías rotativas o fijas para sus miembros, según la naturaleza de cada posición. Esto permite tener a aquellos roles que no necesitan un lugar fijo de trabajo (i.e. consultores o equipos comerciales) en esquemas flexibles, eficientando el gasto de oficina destinado a ellos. Los coworkings ofrecen distintos planes, desde escritorios flexibles para equipos comerciales y trabajadores independientes, hasta oficinas privadas para empresas de más de 200 personas. En ese sentido, la oferta se ajusta a las necesidades de cada negocio. 

Finalmente, el modelo de coworking evita los contratos engorrosos y permite acuerdos personalizables y de menores plazos. En Comunal, por ejemplo, las empresas pueden contratar  membresías a plazos tan cortos como un mes, y firman contratos simples, sin «letras chiquitas», plazos forzosos ni penalidades altas. Asimismo, los clientes pueden personalizar qué servicios quieren incluir o no en su mensualidad, como la cantidad de impresiones, las horas en salas de reuniones, internet, estacionamientos, etc. 

2. Ahorro. Al pagar por oficinas que se ajustan a las necesidades de cada empresa, se eliminan gastos superfluos. Bajo este esquema, las empresas pueden pagar solo por el espacio y las horas que ocupan, mientras que acceden a otros beneficios como amenidades especiales y una red de empresas de diversos tamaños y sectores. 

Asimismo, el coworking permite que los negocios administren mejor su capital, al no tener que invertir en activos fijos o garantías excesivas como fianzas o depósitos. Todo ello permite que las empresas puedan dedicarse de lleno a su actividad económica e invertir su capital en lo que realmente les importa: crecer. 

Finalmente, el modelo de coworking permite acceder a servicios premium a precios bajos. Las empresas que elijan esta modalidad pueden apalancarse de las economías de escala de las cadenas de coworking, y tener servicios premium de forma accesible. Comunal, por ejemplo, tiene contratos regionales de servicios y suministros para los +40,000 metros cuadrados que administra, lo que le permite entregar servicios de alta calidad a costos menores que el promedio del mercado. 

3. Eficiencia. Las oficinas tradicionales conllevan una carga administrativa importante desde buscar la oficina, diseñarla e implementarla, hasta administrar el día a día gestionando a decenas de proveedores (internet, limpieza, suministros, mantenimiento, telefonía, etc). El esquema de coworking permite que las empresas deleguen esta carga administrativa a los expertos en oficinas, de tal forma que dediquen sus esfuerzos únicamente a su core. Esto genera eficiencias incalculables. 

Por otro lado, el diseño de los espacios contribuye a la motivación y productividad de los equipos, lo cual también trae muchos beneficios para los negocios. Las oficinas de Comunal son diseñadas por arquitectos expertos en oficinas, que han pensado en todos los detalles desde cómo nos comportamos en una cafetería hasta cuántos tomacorrientes necesitamos para nuestros dispositivos y dónde deben estar localizados. Este nivel de profesionalismo y ergonomía en el diseño contribuye al bienestar y la funcionalidad de los colaboradores. 

4. Seguridad. La nueva normalidad beneficiará a los espacios que provean seguridad en todo sentido: desde los controles de acceso hasta la protección contra sismos, la ciberseguridad e incluso un protocolo de salud en el trabajo para maximizar el bienestar de los trabajadores. Los espacios de coworking como Comunal han pensado en todos estos detalles y cumplen con los estándares más altos de seguridad, por lo que son una gran opción post pandemia.

About the Author
Revista Encuadre 2020 (portal) | Journal Encuadre 2020 (magazine)

Leave a Reply

*