Con SEMOVI, un diálogo de sordos; incumplieron acuerdos Lajous y colaboradores: FAT

El secretario de Movilidad Andrés Lajous Loaeza y sus subordinados como Carlos Augusto Morales incumplieron los acuerdos del 3 de septiembre de 2019, respondió la organización Fuerza Amplia de Transportistas en la Ciudad de México (FAT), tras la tarjeta informativa enviada a los medios ayer por la Secretaría de Movilidad, con quienes las escasas reuniones han sido “un diálogo de sordos, dónde nos oyen, pero no nos escuchan” y así las diluyen “como un método de desgaste a nuestras demandas”.

El vocero de los transportistas, Nicolás Vázquez Figueroa dijo que “efectivamente se han realizado algunas reuniones entre transportistas y autoridades, pero las propias autoridades han ido prorrogando el cumplimiento de los acuerdos y sólo avanzan en aquellos ajenos a nuestras demandas, como el registro de operadores o la instalación de barras contadoras sólo para quienes así lo deseen, pero no es una obligación como lo quería imponer la autoridad”.

Al hablar sobre el ACUERDO SEGUNDO: “Respecto al tema de certeza jurídica (prórroga de concesión)” que “en estas mesas de trabajo establecerán el procedimiento y el calendario para las prórrogas de concesión conforme al artículo 16 fracción H, párrafo cuarto de la Constitución de la Ciudad de México”, Fuerza Amplia de Transportistas respondió que “este acuerdo ha sido incumplido por parte de las autoridades de la Secretaría de Movilidad, misma que a través del entonces Director General de Licencias y Operación de Transporte Vehicular, Carlos Augusto Morales, solicitó a los transportistas, después de algunas reuniones, un plazo de quince días para dar seguimiento a las pláticas y llegar a acuerdos que serían de beneficio para los transportistas, quince días que en este momento se han incumplido”.

A lo que, dice el comunicado: “Los transportistas le decimos a la Jefa de Gobierno Claudia Sheimbaum, que desde la Secretaría de Movilidad le mienten y que no existe acuerdo alguno. Los transportistas sólo hemos participado en un diálogo de sordos, dónde nos oyen, pero no nos escuchan”.

En la tarjeta informativa difundida ayer por la SEMOVI, afirma la dependencia que “el aumento a la tarifa deberá ir acompañado de las mejoras visibles a la operación y el servicio que prestan los concesionarios del transporte público a la ciudadanía, y es ahí donde los esfuerzos del Gobierno capitalino están enfocados, siempre trabajando en conjunto y en diálogo abierto con el sector”.

A este respecto, Nicolás Vázquez Figueroa recordó que esa ha sido “la cantaleta de los distintos gobiernos de la Ciudad desde hace 15 años o más, para negar el incremento a la tarifa, pero hoy se ven pocos microbuses por la ciudad; se hicieron corredores de transporte con vehículos de última tecnología, la mayoría de las rutas compraron autobuses y sustituyeron los microbuses. Y ahora una gran cantidad somos socios de las empresas operadoras del Metrobús”.

Afirma el vocero de los transportistas que ha habido un gran cambio en el transporte en la Ciudad de México desde 2005 y de los 28 mil concesionarios que había, con la sustitución en los corredores de transporte y el Metrobús el número bajó a casi 17 mil, de tal forma que “el gobierno no puede decir que no hay mejoras visibles en el servicio. Pero no puede haber más para tener un servicio de primera, cuando la tarifa en la CDMX es una tarifa de tercera como es la actual, la más barata de toda la república mexicana”.

De acuerdo con el comunicado de los transportistas, “la autoridad de la SEMOVI, en palabras del propio secretario de Movilidad, Andrés Lajous Loaeza, expreso el día 3 de septiembre, tener la forma de mejorar los ingresos de los transportistas, sin que ello significará incrementar la tarifa. Se comprometieron también, a presentar un programa de mejoras que nunca llegó”.

Por lo que “los transportistas afirmamos que en la SEMOVI solo se observa inoperancia, tal es el rezago que se tiene en los trámites de sustitución de más de 3 mil tarjetas de circulación”.

Y agregó Vázquez Figueroa el siguiente dato: “Hoy a la RTP mover a un pasajero le cuesta cerca 13.80 pesos, de acuerdo con alguna de las últimas consultas que se hicieron al INFO-CDMX y entre lo que cuesta mover a un pasajero y lo que cobra la RTP, hay un subsidio de casi 11.80 pesos por pasajero. Si a ellos que no son empresa que busca ganancias les cuesta 13.80 mover a un pasajero, ¿por qué los transportistas concesionados lo debemos mover en 6 pesos o menos? Ese es el centro del problema”.

Finalmente, los transportistas observaron en su comunicado que “este gobierno día a día (…) con la falta de trámites para ponernos al corriente, la incertidumbre jurídica para poder invertir en nuevas unidades y, por otro lado, financieramente ante la falta de una tarifa digna. En cambio, viene incrementando el parque vehicular por medio de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP), Trolebuses y, por si fuera poco, ahora el Cablebús, con una tarifa muy baja a partir de subsidios, con lo que nosotros no podemos competir”

Related Posts

Leave a Reply

*