Cómo controlar los antojos, aquí unos tips.

1. TENSA EL CUERPO CUANDO SE TE ABRA EL APETITO

Tensa el puño izquierdo y el bíceps. Así fuerzas al cerebro a tomar decisiones racionales y le ayudas a abstenerte de los dulces.

2. TOMA EL SOL

Un apetito insaciable puede ser fruto de falta de serotonina. Te pones de mal humor y tiendes a ir a por dulces. La luz del sol te levanta el ánimo y minimiza el riesgo de comer demasiado.

3. DESAYUNA Y EVITA LOS ANTOJOS

Cuando desayunas el cuerpo libera hormonas que regulan el apetito durante el resto del día.

Two people eating breakfast

4. SÁCIATE TOMANDO UN TÉ

Un té caliente y sin azúcar puede calmar el estómago y calmar las ganas de dulces en un santiamén.

5. NO DEJES DE COMER ANTES DE DÍAS FESTIVOS O CON MUCHA COMIDA

Si haces esto aumentarás los antojos y los ataques de apetito. Así será inevitable que te lances a por algo.

6. ¡MEDITA!

Te ayuda a regular el estrés, lo cual es a menudo la causa de esos ataques de hambre.

A woman sitting next to an open window with her eyes closed

7. ENFRÍA EL PALADAR

Una sensación de frío en la boca te puede ayudar a calmar los antojos. ¿Sientes que ya te viene un ataque? ¡Pues ve a por un cubito de hielo!

8. LIBÉRATE DEL DESEO CON VITAMINAS

En lugar de ir a por chocolate u otros dulces cómete un puñado de frutas secas. De esta forma el cuerpo podrá recibir tanto el azúcar que te está pidiendo como valiosas vitaminas y minerales.

9. NO TE SALTES COMIDAS

Intenta comer de forma regular, incluso si te resulta estresante encontrar un hueco. De esta forma es menos probable que tengas antojos que te cojan por sorpresa.

10. BEBE

El café o el té verde pueden reducir el apetito y también activan el metabolismo.

A mug of coffee and coffee beans on a table

11. LÁVATE LOS DIENTES

Cuando tengas antojos ve inmediatamente a lavarte los dientes. El cerebro recibirá la señal de que se ha acabado la hora de comer. Incluso cuando te entre la tentación, no sabrá tan bien después del sabor del dentífrico.

12. ELEVA EL CONSUMO DE AMINOÁCIDOS

El apetito por alimentos dulces puede ser un indicador de una deficiencia de algunos aminoácidos, como el triptófano. Prueba a comer queso, pavo, boniatos o espinacas ya que te aportarán este aminoácido y minimizarás el apetito crónico.

13. POSPÓN EL MOMENTO

Cuando sientas un antojo pon una alarma de 10 minutos y distráete inmediatamente. Prueba a cantar, a bailar, a ducharte… Cualquier cosa. Cuando la alarma suene ya no lo sentirás. Prometido.

14. ¡SÉ MÁS LISTO QUE EL HAMBRE!

Engaña al cerebro y presiona el dedo en el punto entre la nariz y el labio superior durante un minuto. Esta ligera presión le dice al cerebro que abandone el antojo.

 

Imagenes y redacción: runtastic.com

Deja una respuesta

*