Enseña a tus hijos a identificar y prevenir el abuso sexual

Es de suma importancia que los padres enseñen a sus niños y adolescentes a reconocer y detener situaciones de abuso sexual. También deben evitar dejar a sus hijos en situaciones que propicien el abuso sexual. Se estima que 1 de 10 niños y adolescentes sufrirá de abuso sexual antes de cumplir los 18 años. Alrededor de un 40% de las víctimas tiene 11 años o menos. Los jóvenes tienen 2.5 veces más probabilidades de sufrir una violación.

Los niños y adolescentes que son abusados sexualmente tienen un gran riesgo de presentar trauma psicológico, daño emocional y problemas físicos, que se extienden hasta su vida adulta. Muchos de ellos jamás reporta el abuso que han recibido.

Cómo enseñar a los niños a evitar el abuso sexual

Las siguientes recomendaciones son propuestas por Darkness to Light, una organización sin fines de lucro ubicada en los Estados Unidos, cuya misión es concientizar y enseñar a los adultos a prevenir el abuso sexual infantil:

1. A medida que vaya creciendo, habla abiertamente con tu hijo sobre su cuerpo, sexo y límites sanos con relación al contacto físico

No dejes estos temas para cuando sea un adolescente. Hablar sobre sexo y sexualidad debe formar parte natural de su proceso de desarrollo físico y psicológico. Este tipo de conversación debe comenzar desde que el niño es pequeño, con palabras sencillas y fáciles de entender, usando los nombres correctos para referirse a los genitales y otras partes del cuerpo.

Habla de manera calmada y escucha en silencio. Es importante que el niño o adolescente se sienta amado y seguro durante estas conversaciones. Esta manera de dialogar creará un vínculo protector entre padres e hijos, y hace que los niños y adolescentes se encuentren menos vulnerables.

Otros adultos que interactúen frecuentemente con el niño también pueden hallar oportunidades para reforzar cuáles son los límites sanos en el contacto físico.

2. Explícale a tu hijo desde pequeño qué partes de su cuerpo otras personas no deberían tocar nunca

De esta manera, el niño sabrá qué tipo de contacto físico es considerado abuso sexual.

Enséñale que tiene derecho a decir que “NO” a cualquier persona, cuando no desee o se sienta incómodo con el contacto físico. Por ejemplo:

“Nadie debería tocarte debajo de la ropa interior, esas son tus partes privadas (pene, vulva, testículos, vagina, ano, etc.)”.
“Tu cuerpo completo es privado, si así lo quieres”.
“Puedes decir que no a besos en la boca, si te desagradan”. (Nota: Es costumbre que muchos padres den besos de “piquito” a sus hijos muy pequeños, sin embargo, deben aclararle al niño que no está bien que otras personas lo hagan).
Explícale al niño que si alguien lo toca de forma inapropiada y le pide que guarde el secreto, no debe hacerlo y debe hablarte sobre el abuso, aunque se trate de personas cercanas y queridas. No está bien que un adulto o adolescente lo toque de esa manera y no debe permitirlo.
Recursos para padres:

El Consejo de Europa puso a disposición de los padres un cuento infantil – llamado ‘La regla de Kiko’ – cuyo fin es enseñar a los niños con claridad la diferencia entre el contacto físico adecuado y aquél que no deben permitir nunca. Es un cuento escrito para prevenir la violencia sexual en niños y adolescentes. Puedes encontrar el cuento aquí.
El sitio web My Body Belongs To Me tiene un video dirigido a los niños (en Inglés) que también les explica cuándo un contacto físico es abuso sexual. Puedes encontrar el video aquí.
3. Enséñale a tu hijo que NO está bien que los adultos o adolescentes mayores usen con ellos palabras sexuales o se comporten hacia ellos de forma sexual

En este sentido, también es importante respetar a quién quiere el niño demostrarle afecto y a quién no:

“Tú puedes decir que no, cuando te abracen de una manera que te hace sentir incómodo, o si no quieres que alguien en particular te abrace”.
“Tú decides a quién quieres abrazar o besar, nadie debe obligarte a que lo abraces o beses”.
“Algunas veces, ciertos toques o caricias se pueden sentir incómodas, desagradables o raras, incluso si te agrada la persona. Siempre que esto suceda, puedes decir que no”.
Los adultos pueden prevenir situaciones que propicien el abuso sexual

Si necesitas dejar a tu niño con otras personas para que lo cuiden, procura que haya varios adultos con tu hijo.
Ten presente que más del 80% de los incidentes de abuso sexual ocurren en situaciones donde el niño está solo con otro adulto o adolescente de más edad que él. Se estima que 30% de los abusos son cometidos por un familiar y 60% por una persona en la que la familia confía (colegio, iglesia, club deportivo, etc.). Un 40% de los abusos proviene de adolescentes de más edad, como niñeras y primos. En la mayoría de los casos, el abuso es cometido por un hombre.
Asegúrate que las interacciones del niño con otras personas puedan ser observadas e interrumpidas.
Evita situaciones y lugares donde el niño esté aislado junto a un adulto o un adolescente mayor.
Explica a tu hijo que no comparta por Internet su dirección de correo electrónico, dirección de hogar, número telefónico ni cualquier otra información personal.
Pregunta a tu hijo sobre sus experiencias por Internet y conoce cuáles son los sitios y servicios que usa.
Conoce quiénes son los adultos con los que se relaciona tu hijo y en quienes confía. Debes saber en qué circunstancias y entornos los frecuenta.

http://sexo.about.com
Fuentes:

Consejo de Europa (2011). La regla de Kiko. Campaña del Consejo de Europa contra la violencia sexual sobre niños, niñas y adolescentes. Recuperado el 23 de agosto de 2015.

Darkness To Light (2013). 5 steps to protecting our children: A guide for responsible adults. Recuperado el 23 de agosto de 2015.

Starishevsky, Jill. My Body Belongs To Me. Recuperado el 23 de agosto de 2015.

 

Deja una respuesta

*