¿NO HAS DORMIDO BIEN? 6 CONSEJOS PARA REVITALIZARTE

Una cena abundante, muchas cosas rondándote en la cabeza o un bebé que te mantiene en vela toda la noche: a veces es prácticamente imposible dormir lo suficiente. Cuando dormimos mal, nos levantamos con mucho cansancio y solo con pensar en el trabajo, las reuniones o las tareas nos echamos las manos a la cabeza. Así que esta vez te proponemos unos trucos para aumentar la energía en los días que no has descansado como es debido.

Agua tibia con limón

1. HIDRÁTATE BIEN

¿Sientes mucho cansancio por la mañana? ¡Hidrátate bien! Cuando el cuerpo no está bien hidratado, se siente mucho más cansado. Prepárate un buen vaso de agua tibia con zumo de limón recién exprimido por las mañanas, verás que te da un toque de energía.

¿Ya sabes cuánta agua deberías beber al día? Rellena las casillas y descubre qué cantidad te conviene:

REQUERIMIENTO LÍQUIDO

2. DATE UNA DUCHA FRÍA Y USA ACEITE ESENCIAL DE MENTA

Este es el siguiente paso que tienes que dar para empezar bien el día: una ducha fría. No suena tentador, ¡pero es muy beneficioso! Las duchas de contraste (alternando agua fría y caliente) estimulan la circulación. Prueba también a refrescarte la cara con agua fría durante el día o ponte una toalla húmeda en el cuello.

Consejo:

Después de la ducha (o durante el día) aplícate un poquito de aceite esencial de menta en la palma de las manos y forma una cavidad con ellas para ayudarte a respirar profundamente. Puedes masajearte el cuello y las muñecas con lo que te queda de aceite: ¡es un buen truco para revitalizarte!

Mujer preparándose para correr

3. EL MOVIMIENTO Y LA LUZ TE AYUDAN A DESPERTARTE

Aunque sientas mucho cansancio después de una larga noche, es importante que te muevas: vete en bici a trabajar, bájate del autobús o del metro una parada antes, aparca el coche más lejos de lo normal… incluye pequeños cambios en tu rutina que te fuercen a moverte un poco más, te ayudarán a despertarte. Además, si te expones a más luz natural y respiras aire fresco, la luz bloqueará la producción de la hormona del sueño, la melatonina. Lo ideal es que tengas el escritorio bien iluminado y salgas a tomar el aire durante la pausa.

4. TOMA ALIMENTOS ADECUADOS

Lo más normal es que sientas la tentación de beber mucho café si has dormido poco. Pero procura no beber demasiado: la cafeína nos agita y nos pone nerviosos.

En esos días en los que arrastras cansancio, lo mejor es que bebas agua con limón y comas fruta fresca y alimentos ricos en proteína (frutos secos como las almendras y los anacardos, yogur, pollo, pescado, etc.). Aléjate de las comilonas que fuerzan a tu cuerpo a emplear mucha energía en la digestión. Evita la comida rápida como las hamburguesas, las patatas fritas y los platos con muchos carbohidratos en los días en los que sientas mucho cansancio.

¿Sabías que…

…masticar chicle ayuda a mitigar el sueño? Esto es lo que revelan los resultados de un estudio sobre el efecto del chicle en la atención.

Fruta fresca

5. ÉCHATE UNA SIESTA

Si tienes tiempo a la hora de comer, intenta echarte la siesta. Dormir un poquito a mitad del día ayuda a reponer fuerzas. Pero ojo, procura no dormir más de 20 minutos: las siestas largas te hacen sentir más cansancio.

6. CAMBIA TU RUTINA

Como no has dormido bien, tu cuerpo no está ni activo ni productivo, así que no te esfuerces mucho: si el tiempo te lo permite, haz solo las cosas fáciles que requieren poca atención.

Imágenes y redacción: runtastic.com

About the Author

Related Posts

Leave a Reply

*