El dragón de la tetera.

Por: Juliana Barragán.

Producción: Chris Bremble, Aron Warner, Jackie Chan y Oi Jianhong
Guion: Chris Appelhans

Algo inesperado llegará, mágico y ancestral…

Un joven repartidor de comida china llamado Din busca reencontrarse con su amiga de la infancia Lina a quien desde hace años no ve, debido a sus distintos rumbos de vida.

Lina y Dan se conocieron en la escuela cuando eran pequeños, todas las tardes después de sus labores académicas pasaban el tiempo juntos, a ambos les gustaban las cometas y los dragones, dibujaban y jugaban prometiéndose cada día ser los mejores amigos por siempre. Una tarde el papá de Lina le dice inesperadamente que tienen que cambiarse de vivienda, al marcharse la amistad se ve dañada debido a la distancia.

El tiempo ha pasado y se han convertido en jóvenes, Din es repartidor de comida y Lina es una modelo bastante reconocida pero la distancia continúa, no tienen ninguna conexión desde aquella última vez que se vieron en la escuela.

El joven sabe de la existencia de su amiga gracias a la publicidad que se ve en la ciudad y planea asistir a su fiesta de cumpleaños el problema es que a la celebración solo asisten personas de clase alta o que se encuentre en el medio y Din es un joven con carencias, pero pese a esto es un gran hombre y muy trabajador que está dispuesto a todo con tal de recontarse con su amiga.

Por azares del destino Din conoce a un hombre que le obsequia una tetera mágica, el joven sin saberlo menciona la palabra para activar el poder del dragón de los deseos que se oculta en dicho objeto. El golpe de suerte que tanto esperaba llego a su vida, el dragón está dispuesto a conceder tres deseos de cualquier índole, con algunas restricciones. Lamentablemente algunas personas saben de la tetera, del poder que tiene y planean robársela al joven para así cumplir sus ambiciones.

El dragón está sorprendido por el tipo de deseos que tiene el muchacho, a pesar de la mala influencia que se encuentra dentro de su entorno y a lo que lo orilla la situación su corazón es puro y no piensa más que en recuperar a su amiga.

Después de algunas obstrucciones y luchas por conseguir su objetivo, Din al fin tiene un acercamiento con Lina y solo es cuestión de tiempo para volver a disfrutar como en los viejos tiempos, desgraciadamente el padre de la chica tiene algo que ver con los maleantes que han tratado de robar la tetera, ocurre un enfrentamiento y este sale mal herido, Lina llega al lugar y su papá muere en sus brazos.

El último deseo de Din está a la espera, al final deja todo de lado y pide que se le regrese la vida al padre su gran amiga desencadenando un gran final.

«Hay algunas cuestiones que el dinero no puede comprar, tal es el caso de la amistad, un valor que para muchos es más importante que otras cosas, se respeta y pelea por mantener ese vínculo que hemos establecido con personas que encontramos en el camino, que nos dan felicidad y suman alegría y aventura a nuestra vida».

Juliana Barragán
Estudiante de comunicación gráfica

La música me inspira y mi corazón llena de alegría
pero lo que más amo en esta vida es a mi familia.

Deja una respuesta

*