Siete años en el Tíbet (Seven years in Tíbet)

Por: Juliana Barragán.


Reseña de la película «Siete años en el Tíbet»
Directora :Jean- Jacques Annaud.
Guionista: Becky Johnson.

Una película de 1997 que relata la historia que vive Heinrich Harrer, un alpinista profesional de origen austriaco durante 7 años fuera de su hogar.

Durante la época de la segunda guerra mundial, Harrer en invitado a participar junto con un grupo de alpinistas a escalar una de las montañas más altas del mundo en nombre de la organización Nazi. Harrer acepta y emprende el viaje dejando a su esposa embarazada.

La aventura comienza, han llegado a su destino y el equipo es liderado por Peter Aufschnaiter quien intenta mantener al grupo a salvo para lograr su cometido. Desafortunadamente la misión falla y tiene que descender de la montaña. Al llegar a tierra firme son detenidos todos los miembros del equipo por los alemanes debido a su nacionalidad y el conflicto en el que se encuentra el mundo.

Durante su estancia en la cárcel Harrer intenta escapar por más de cinco veces tomando gran fama por ser el único que lo intenta sin desistir a pesar no tener éxito. Al final lo logra, pero con ayuda de sus compañeros que crean un plan para salir y lo invitan a unirse. Logran escapar y Harrer toma un camino distinto al de sus compañeros pues es una persona centrada en sus propios intereses y decide aventurarse solo. Su objetivo es llegar a casa a conocer a su hijo, pues ya había nacido en el tiempo en el que él se encontraba fuera.

En el equipo de prófugos se encontraba Peter el líder de los alpinistas con quien no llevaba una grata relación y a quien luego de algunos días encuentra, a pesar de sus diferencias deciden continuar juntos su viaje. En el camino las circunstancias los llevan a realizar algunos actos que van modificando la conducta y forma de pensar de Harrer ya que era un hombre egoísta que se jactaba de ser extraordinario.

Luego de un tiempo llegan al Tíbet y consiguen asilo en la capital, el acceso a dicho lugar era siempre denegado ya que no se permitía el ingreso a extranjeros, pero Harrer y Peter logran ingresar gracias a una pareja de ancianos que convence a la autoridad de permitirles el paso. Harrer no olvida a su pequeño hijo y le escribe contantemente en donde se encuentra y como lo imagina, tristemente su esposa le envía una carta diciéndole que quiere el divorcio y que va a casarse con un hombre al que su hijo llama padre. Por otra parte, su ahora amigo Peter se casa con una mujer sastre que encuentra en dicha comunidad y se muda cerca de Lhasa la capital del Tíbet.

La vida de Harrer se vuelve grandiosa cuando tiene la oportunidad de conocer al Dalái Lama un pequeño niño considerado el líder espiritual del Tíbet quien se interesa por conocerlo. A pesar de que debe mantener una postura de respeto ante el Dalái Lama Harrer y el niño logran entablar una relación bastante buena, se vuelven grandes amigos y consejeros, el pequeño es bastante inteligente y le pide a Harrer que le muestre un poco de lo que es su cultura y lo que existe en el exterior del Tibet.

Poco después China se ve envuelta en una guerra por la expansión del territorio, los tibetanos intentan todo por defender su territorio pero pierden la guerra debido a su poca preparación ante guerras ya que es un lugar totalmente pacifico.

La comunidad pide que el Dalái Lama tome el poder absoluto del Tíbet y Harrer intenta proteger a su pequeño amigo proponiéndole que escapen, el niño se niega respondiendo que es su deber proteger a su nación, así mismo le aconseja que vaya a conocer a su hijo a quién dejo hace siete años.

La historia concluye con una escena en la que Harrer en compañía de su hijo suben una gran montaña colocando la bandera del Tíbet en la cima.

«El amor y la amistad, dos grandes aspectos que tiene el poder de modificar la conducta y la forma de pensar del ser humano, esta película nos muestra un gran ejemplo del como una persona puede influir en nuestro sentir y actuar erradicando conductas negativas».

Juliana Barragán
Estudiante de comunicación gráfica

La música me inspira y mi corazón llena de alegría
pero lo que más amo en esta vida es a mi familia.

Deja una respuesta

*