5 ERRORES DE NUTRICIÓN QUE SEGURAMENTE COMETES AL DESAYUNAR

 

Según algunos estudios, la gente que desayuna normalmente pesa menos. Y los que se saltan la primera comida del día tienden a optar por alimentos altos en calorías en la comida o en la cena.

Desayuno

Sin embargo, el desayuno no es siempre una opción saludable. Un bol con cereales de chocolate puede estar lleno de azúcar y de otras cosas de todo menos saludables. Al final se trata de tener una comida equilibrada. Ahora es hora de que comprobemos cómo es la realidad: ¿estás cometiendo estos errores?

ERROR #1: TE TOMAS EL DESAYUNO PARA LLEVAR

En lugar de preparar el desayuno pospones la alarma. Luego escoges algo rápido en la panadería y te lo zampas de camino al coche. Y piensas que qué mal te puede hacer. Después de todo, al cuerpo no le importa si comes en la mesa o andando. Pero de hecho sí importa. La gente que le da importancia al desayuno tiende a comer de forma más consciente. Los resultados que sugiere este estudio es que caminar distrae al cerebro y por lo tanto consumimos más calorías mientras nos movemos. Además, no masticar los alimentos como es debido puede llevar a tener problemas digestivos.

Consejo: si no tienes tiempo por la mañana o prefieres dormir más, prepara tu desayuno saludable la noche anterior. ¿Qué tal este pudín de mango, coco y chía?

ERROR #2: TE ESTÁS SALTANDO LA FIBRA

Si consumes montones de azúcar para desayunar, tendrás hambre en una hora o dos. ¿Por qué? Los picos de azúcar en sangre después de comer bajan de nuevo e igual de rápidamente. Además una comida rica en carbohidratos simples es más fácil de digerir. El impulso de energía que le da al cuerpo es breve y luego volverás a tener hambre. ¿Por qué? Porque el sistema digestivo no tiene que trabajar tan duramente. Estos carbohidratos se absorben directamente de los intestinos a la sangre en su forma más simple (monosacáridos o azúcares simples). Los cereales azucarados de desayuno son por lo tanto más rápidos de digerir.

Los alimentos altos en fibra (como la avena, los productos integrales, las legumbres o las verduras) son exactamente lo contrario: te sientes lleno durante más tiempo porque la fibra se queda en el estómago durante más tiempo y te lleva más digerirla. La fibra mantiene a los intestinos saludables, baja el riesgo de padecer diabetes y, según algunos estudios, puede incluso prevenir el cáncer de colon.

Imágenes y redacción: runtastic.com