Cómo quemar más grasa con el running

¿Quién eres? Quiero decir, ¿qué clase de runner eres?

¿Eres de los que está deseando ir a por una carrera y disfrutas del momento? ¿O eres de los que se va a la ducha después de correr satisfecho de haber terminado y haber cuidado el cuerpo?

Seamos honestos: la mayoría de nosotros no nos atamos las zapatillas (sólo) por amor al arte. Es más bien porque ayer nos tomamos un trozo de tarta, nos bebimos algo de vino o porque no hemos respetado mucho la dieta semanal. Aquí te traemos algunos datos sobre running y quema de grasa.

¿Es mejor correr con el estómago vacío o hacer jogging con una frecuencia cardíaca baja? ¿O deberíamos hacer intervalos cortos pero intensos para deshacernos de los kilos de más? Hoy te arrojamos un poco de luz sobre lo que es mejor si lo que quieres es correr para quemar grasa.

Mujer corriendo al atardecer¡Siéntete bien viéndote bien! Consigue la equipación deportiva con más estilo.

¿Qué es exactamente quemar grasa?

La quema de grasa se refiere a la habilidad de nuestro cuerpo de oxidar o quemar grasa como combustible en lugar de carbohidratos. Éste es un proceso aeróbico: la grasa se descompone con la ayuda del oxígeno. En general, se quema más grasa en actividades altas en oxígeno, como una caminata nórdica, el running o el ciclismo.

¿Cuándo quemamos grasa?

Se quema más grasa durante las actividades de baja intensidad, debido al porcentaje de grasa implicado en el proceso metabólico. Y, cuanto más larga sea la actividad, más cantidad de grasa se quema.

Quemar grasa corriendo

Como regla general, la grasa se quema de forma ideal cuando corremos a un ritmo en el que serías capaz de mantener una conversación. Según los expertos, debe ser un ritmo que puedas mantener durante hasta 8 horas. ¡Guau! Además, así te puedes beneficiar del efecto post combustión incluso 2-3 horas después de haber terminado de correr. Si quieres librarte de un par de kilos, asegúrate de que sólo tomas líquidos o un poco de proteína durante este período.

Correr en ayunas

Si te sientes en buena forma, puedes ir a por una carrera lenta antes de desayunar para mejorar el metabolismo de la quema de grasa. Hazlo así:

    • Por la mañana, en ayunas: un máximo de 40 minutos
    • Con una consumición de oxígeno máxima (máx. VO2) del 50-60%*

* Estos valores son aproximados. Tú mismo puedes determinar la intensidad de tu entrenamiento con un test de lactato.

Hombre corriendo al atardecer

Entrenamientos de alta intensidad

¿Qué es mejor? ¿Una carrera larga pero lenta o unos cuantos esprints en una zona de frecuencia cardíaca más alta? Por un lado, durante una carrera lenta, estás en una buena zona para quemar grasa. Por otro lado, los entrenamientos a intervalos intensos pueden ser un reto para los músculos. Cuando ponemos a prueba nuestra frecuencia cardíaca hasta que alcanzamos la zona anaeróbica, nuestros cuerpos tiran de las reservas de carbohidratos y queman más calorías debido al trabajo que hacen los músculos. Incluso después de haber terminado. En este caso te puedes beneficiar del proceso de post combustión.

Durante las sesiones de alta intensidad en entrenamientos anaeróbicos, el porcentaje de grasa en el proceso metabólico es menor. Sin embargo, debido al intenso ejercicio, el total de calorías es mayor. Además, el cuerpo necesita más energía para recuperarse, así que se quema aún más grasa.

En mi opinión, una posible solución sería combinar tanto las carreras lentas y prolongadas (en las que es fácil mantener una conversación mientras corres) con los entrenamientos a intervalos (que deberían hacerse sólo una vez por semana).

Tanto si el cuerpo quema grasa de forma eficiente como si no, el quemar grasa también depende de una dieta adecuada y de una buena calidad del sueño, ya que la quema de grasa se produce durante todo el día, incluso mientras duermes.

Vera

P.D. Tómate un espresso o una taza de té verde antes de tu carrera mañanera y activarás el metabolismo.

Fuente: runtastic.com

Deja una respuesta

*